Restauracion de muñecos muñecas de plastico vinilo

Nostalgia: Lesly de Famosa, años 70

Desde el principio Lesly me produjo una profunda ternura. Yo quise siempre una hermana pequeña que nunca llegó y Lesly parecía una digna sustituta, pero entonces ya me consideraban demasiado mayor para muñecas. Así que me tuve que conformar con verla en los escaparates y anuncios aunque siempre deseando tener una. Un día, en casa de una compañera de clase que celebraba su cumpleaños, descubrí a Lesly. A ella se la habían regalado y teníamos la misma edad. "Entonces" pensé con esperanza "quizá también yo puedo tenerla". Sin embargo, cuando vi la muñeca entre sus manos y como la miraba intensamente pero muy muy seria, llegué a la conclusión que nadie en el mundo se merecía una Lesly tanto como mi compañera. Ella sí tenía una hermanita preciosa y con coletas pero la había perdido unos años antes en un accidente. A partir de ese momento no sólo dejé de pedir que me comprasen la muñeca sino que desde entonces, en mi pensamiento, Lesly ha quedado unida para siempre a un recuerdo de admiración y respeto hacia aquella niña que para mí fue siempre la más valiente de mis amigas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario